casetas cuartos prefabricadas para azoteas pequeñas

Casetas módulos prefabricadas para ganar más espacio en una azotea o terraza

Descubre todo lo que los elementos prefabricados pueden ofrecerte sin molestas obras, en pocos días y por un presupuesto ajustado.

Ganar sitio para un cuarto de servicio en el patio o azotea, o incluso en la terraza; instalar una caseta junto a la piscina que sirva de vestuario o gimnasio; ampliar los metros útiles de la vivienda con una pequeña casa de invitados… Las construcciones prefabricadas, fabricados íntegramente en taller a partir de modelos estándar o personalizados, permiten disfrutar de todo eso y cualquier otro uso que se nos ocurra con las ventajas añadidas de unas mínimas molestias en obra y en apenas unos pocos días. Aquí compartiremos algunas experiencias y sugerencias.

Caseta para almacen de madera de machihembrada de 2,02 x 1,59 x 1,58 m (ancho x alto x fondo) y 2,37 m2 de superficie total. Tiene techo cielo raso de madera incluye dos ventanas con marco de madera en la fachada. El grosor de las paredes es de 12 mm. La caseta viene sin pintar. Estas son casetas para uso de Almacén, no deben usarse en colectividades (escuelas, campings, hoteles…)

Transportar una casa en un solo camión, montarla en menos dos horas y disponer de un espacio confortable totalmente autónomo son los tres retos a los que responde esta construcción prefabricada, modular, moderna y ecológica. “Los módulos pueden combinarse como se desee para conformar estructuras más complejas si así se desea”, cuenta. Además, no necesitan cimentación pesada por lo que se ensamblan aproximadamente en dos horas y se pueden desmontar, transportar y volver a montar en otra ubicación si fuera necesario.

La mayoría de las casetas  prefabricadas se presentan en catálogos compuestos por modelos estándar pero que, no obstante, pueden personalizarse de acuerdo al espacio que tenemos. “Pueden ser tan pequeños o grandes como se desee e incluso disponerse en una o dos plantas.

Una de las principales ventajas de las casetas prefabricadas, que las hace ideales para una ampliación en casa o para disfrutar de un espacio extra en el jardín o azotea, es su fácil y rápida instalación (y sin casi generar molestias ni incomodidad), ya que todo el proceso de fabricación se ha realizado en el taller.
De este modo, se puede disfrutar de una casita de juegos tan original y versátil como la que propone Packhogar  prácticamente de un día para otro.

Esta imagen es también un ejemplo de cómo los elementos prefabricados pueden realizarse totalmente a medida. En este caso, la construcción se compone de dos partes claramente diferenciadas: una estructura de madera realizada forradas con tablillas de madera machihembrada y otra más pequeña con revestidas con tableros osb.
“Cualquier proyecto, por singular que sea, se puede construir previamente en el taller y luego  instalarlo en obra”